Saltar al contenido principal

Ongi etorri.

Por favor, selecciona tu idioma y empieza a navegar.

Trabajo, alternativa a la pobreza

22 septiembre 2021

Etiopía, Mundukide

Mi viaje a Mozambique debía haber sido en septiembre, de hecho entregué mi solicitud de visado el 2 de agosto, pero el cambio de sede de la embajada en Madrid y otras casualidades retrasaron el permiso hasta finales de septiembre. Después de que llegara el visado para mi compañero Adrian y tras consultar los vuelos decidimos viajar el 5 de octubre.

 

Yo hasta el 17 de octubre y él, como responsable de los programas de África en Mundukide, se queda más tiempo para acompañar el trabajo de Fabrizio y Alfonso, la incorporación de Elena, y la salida de Beñat tras casi 20 años en Mozambique.

A la vez que el visado, nos llegó la Encuesta quinquenal del Presupuesto Familiar en Mozambique, realizada por el Instituto Nacional de Estadística publicada el 24 de septiembre. Los datos son aterradores. El presupuesto de la familia media mozambiqueña ha caido el 28% en estos últimos cinco años, lo que ha supuesto que el presupuesto familiar mensual disponible en 2020 haya sido menor que el del 2009.

En consecuencia el 75% de los mozambiqueños viven con menos de 1$ al día, y el 90% de la población, 27 millones de personas, viven con menos de 1.90$ al día. Esto es, por debajo del umbral de la pobreza según establece el Banco Mundial. Pero la realidad es aún más escalofriante, porque el 50% más pobre del país, 15 millones de personas, sólo realizan el 14.7% del gasto nacional, frente al 10% más rico que realizan el 43% del gasto. Esto quiere decir que la mitad de la población, 15 millones de personas vive en la más absoluta miseria.

Motivos

Paul Collier en su libro The Bottom Billion, identifica cuatro trampas que condenan a los países a la pobreza. Los conflictos, la trampa de los recursos naturales, la mala situación geográfica y la mala gobernanza. Mozambique es un país con 2400 kilómetros de costa al Oceáno Indico y con puertos importantes como Maputo, Beira o Nacala, y con la impresionante bahía de Pemba en el Norte, la tercera mayor del mundo. En este sentido Mozambique es afortunado, pero no ocurre lo mismo con las otras tres trampas.

El periódico del día 15 de octubre traía en portada por un lado, los enfrentamientos en el Norte del país en la provincia de Cabo Delgado entre las fuerzas de seguridad mozambiqueñas, apoyadas por un contingente de tropas ruandesas y del África austral y una insurgencia islamista. El conflicto que dura más de cinco años ha supuesto más de 3000 víctimas mortales y 800.000 personas desplazadas. Por otro lado, confirmaba la muerte en combate del líder de una facción de la RENAMO. Partido-guerrilla que fue una de las partes en la guerra civil que asoló el país durante quince años, entre 1977 y 1992,y que  en la actualidad es el grupo opositor al Gobierno de la FRELIMO. Sin embargo, los acuerdos de paz de 1992, no llegan a cumplirse plenamente provocando una inestabilidad continua. De hecho, la Unión Europea ha mediado en una nueva actualización de los acuerdos de paz que se ha firmado esta semana.

Por otra parte, Mozambique es un país con una gran riqueza en recursos naturales. Solo en la provincia de Cabo Delgado, existe gas natural, minas de oro, grafito y rubí. En su mayoría explotadas en un contexto de corrupción, y acaparamiento por parte de las élites y de compañías extranjeras , con poco beneficio para la sociedad mozambiqueña. Esta situación ha provocado un creciente malestar entre la población que ve como las riquezas del país se reparten entre un pequeño grupo de personas, mientras que la mayoría pierde la oportunidad de un trabajo que pueda mejorar su vida.

Esto nos lleva a la tercera trampa de Collier y es la mala gobernanza. Me ha sorprendido durante mi estancia en Mozambique ver en la televisión el juicio por desvío de 2.000 millones de dólares a personas que formaron parte del gobierno. Por cierto, puede ser una buena práctica a implantar en otras latitudes. Entre otros están en prisión preventiva el hijo y la secretaria personal del anterior presidente y una docena de altos cargos de su gobierno. Pero no están imputados ni aquel presidente, ni el actual, a pesar de que era ministro de ese gobierno.

Nuestra propuesta

El Gobierno exhorta continuamente a los mozambiqueños a aumentar la producción y la productividad para mejorar la economía del país. En Mundukide llevamos casi 20 años apoyando en Mozambique la mejora de la economía de las familias campesinas. A lo largo de los años, entre otras cosas, hemos apoyado la construcción de más de 200 kilometros de carreteras rurales, que tuvieron un gran impacto en la economía local; hemos impulsado la creación de microempresas, con poco éxito hay que reconocer; y sobre todo, hemos trabajado en apoyar la actividad productiva de campesinas y campesinos, que ha sido la línea de trabajo que mayor impacto ha tenido en el bienestar de la población.

Humanity at work, reza el slogan de MONDRAGON. Y eso hace Mundukide en Mozambique. Crea oportunidades productivas para que las y los campesinos puedan mejorar los escasos ingresos que consiguen a través de su propio trabajo. Acompañamos a más de 15.000 campesinos, ofreciendo formación y asistencia técnica agrícola, facilitando el acceso a los insumos y equipamientos necesiarios para producir, y acompañando la comerciación de la producción agrícola. Todo ello de una manera muy práctica, adaptada a las capacidades y conocimientos de la población rural, y promoviendo siempre una diversificación productiva que contributa a disminuir el riesgo de las familias campesinas.

Facilitar no significa regalar, ofrecemos oportunidades, no damos lecciones, y por eso, se respeta y alienta el protagonismo de los participantes, que saben que pueden contar con nuestro apoyo a largo plazo.

El 17 de octubre, día internacional para la erradicación de la pobreza, mientras volaba de Frankfurt a Bilbao, centenares de personas estábais en Urkulu, andando y corriendo convocadas por Mundukide en la VI edición de la carrera solidaria. Agradezco sinceramente a quienes participasteis y a quienes no pudiendo estar en persona lo hicisteis a través del dorsal solidario. Con vuestra participación, apoyáis nuestro programa de cooperación que intenta ofrecer oportunidades al campesinado local para aumentar su renta a través de su trabajo.

Nuestro objetivo para el período 2022-25 es acompañar a 20.000 familias campesinas por año y llegar a los 600 millones de meticales anuales de producción. Lo que equivaldría a 10.000 salarios agrícolas. Parece mucho, pero es solo una pequeña aportación comparado con los 27 millones de personas que viven Mozambique bajo el umbral de la pobreza. Pero es nuestra aportación. Y la tuya.

Josu Urrutia Beristain.

Director de Mundukide Fundazioa.

¿Quieres sumarte al cambio?

Con tu aportación, el mundo cambia. A mejor, y de manera notable. Colaboras con personas con un gran potencial, pero que necesitan un empujón para tener un presente y futuro más prometedor.

10 € 20 € 30 € 50 € Otra

Suscríbete a nuestra newsletter

Si quieres ser el primero en conocer todas las novedades de nuestros proyectos, suscríbete y recibe en tu email las últimas noticias de Mundukide.